Internacional/Mundo

Los conservadores alemanes pasan examen al legado migratorio de Merkel

0

La CDU debate endurecer la política migratoria a iniciativa de la nueva presidenta, Annegret Kramp-Karrenbauer

El centroderecha alemán se ha empleado a fondo en los últimos dos días en un ejercicio introspectivo, cuyo fin último pasa por restañar las heridas abiertas y por marcar distancia con un pasado con nombre y apellido: Angela Merkel. La nueva presidenta de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), Annegret Kramp-Karrenbauer, invitó a un centenar de líderes del bloque conservador (CDU y CSU, el partido bávaro hermanado) y a expertos, a un encuentro para debatir sobre “migración, seguridad e integración”, como prometió tras ser elegida para dirigir la formación el pasado diciembre.

La llegada a Alemania de más de un millón de demandantes de asilo desde 2015 provocó una considerable emergencia humanitaria y dio pie a una crisis política que aún reverbera. En la CDU, la llamada política de puertas abiertas de Merkel, generó fuertes resistencias por parte de los que defienden una política de mano más dura. Pero no solo. Muchos conservadores alemanes creen que la política de Merkel de refugiados es la responsable de la emergencia de la extrema derecha antiinmigración Alternativa por Alemania, convertida en primera fuerza de la oposición en el Parlamento.

“Hemos aprendido la lección. Lo que pasó en 2015 fue absolutamente excepcional. No se va a repetir”, dijo Kramp-Karrenbauer, también conocida como AKK, durante el cierre de las sesiones catárticas del partido. “Somos la fuerza más fuerte de centro en Europa. Lo que hagamos nosotros es muy importante”, sostuvo con la vista puesta en una Unión Europa, en la que la cuestión migratoria sigue siendo un factor de división política. La presidenta recordó que el derecho individual de asilo no estaba en cuestión, pero también advirtió de que enviarán una clara señal a quien abuse de él. Habló también de la idea de implementar un sistema de alerta temprana de movimientos y crisis migratorias.

El ala más crítica con la política migratoria de la canciller fue derrotada en el último momento en la carrera por la sucesión de Merkel al frente del partido. Ahora, Kramp-Karrenbauer, consciente de la necesidad de unir a un partido en horas bajas, ha querido que las preocupaciones y diferencias entre unos y otros se pongan sobre la mesa. Un ejercicio de “confrontación constructiva”, lo ha llamado la presidenta.

El lunes, el trabajo se dividió en cuatro talleres, en los que los conservadores analizaron cómo proteger las fronteras respetando la zona Schengen, cómo mejorar los procedimientos de asilo, cómo hacer efectivas las deportaciones y cómo mejorar la integración de migrantes.

Las conclusiones serán debatidas más adelante por la ejecutiva del partido y la idea es que puedan cristalizar en recomendaciones al Gobierno y al Parlamento y que acaben plasmadas en el programa con el que concurran a las elecciones europeas. Armonizar los sistemas de asilo europeo, mejorar el intercambio de datos entre los países miembros, la posible expulsión de demandantes en las fronteras, la expulsión de refugiados que cometan delitos sexuales o contra la policía fueron algunas de las ideas que se escucharon este lunes en Berlín.

Juanma Moreno afronta su primera crisis de Gobierno en Andalucía tras la renuncia del consejero de Hacienda

Previous article

Sanremo contra el nacionalpopulismo

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *