Internacional/Mundo

“La UE no puede volver a tomar decisiones por la puerta de atrás”

0

Weber acusa a Macron de sabotear la democratización de la UE y advierte del riesgo de parálisis institucional

Manfred Weber (1972) es uno de los cadáveres políticos con mejor salud de la Unión Europea. Sus rivales le han dado por finiquitado varias veces desde que en noviembre de 2018 inició la carrera hacia la presidencia de la Comisión Europea como candidato principal (spitzenkandidat, en la jerga comunitaria) del Partido Popular Europeo. El pasado viernes fue nada menos que el presidente francés, Emmanuel Macron, quien enterró las posibilidades de Weber de hacerse con el cargo, así como de los otros dos candidatos principales (el socialista Frans Timmermans y la liberal Margrethe Vestager). 72 horas después del veredicto de Macron, Weber reivindica sonriente y seguro de sí mismo el cargo de presidente de la Comisión durante una entrevista con EL PAÍS y otros medios europeos. Desde su despacho en el Parlamento Europeo, el eurodiputado alemán planta cara a quienes, según él, quieren acabar con un sistema de designación del presidente de la Comisión estrenado en 2014 como primer embrión de una democracia europea. Weber responsabiliza del ataque a una alianza tan contranatura como sería la de Macron y Viktor Orbán. Y les acusa de querer devolver a la Unión a “los tiempos oscuros de los acuerdos por la puerta de atrás”. Un retroceso que, según Weber, el PPE no va a permitir.

Pregunta: La cumbre europea de la semana pasada dio por amortizada su candidatura y la de los otros dos candidatos.

Respuesta: No fue una sorpresa, ya se sabía que había muchos miembros del Consejo Europeo que se oponen al proceso de spitzenkandidat. Por el momento solo hemos visto un planteamiento destructivo, una combinación de algunos líderes que trabajan junto con los países de Visegrado [Polonia, Hungría, República Checa y Eslovaquia] para destruir el concepto de spitzenkandidat. Pero no creo que Macron y Renovar Europa [el grupo liberal] puedan construir una mayoría constructiva con el grupo de Visegrado a favor de algo. Visto lo visto, corremos el riesgo de entrar en un período de gestión de crisis. Espero que nadie quiera correr ese peligro.

Pero ha pasado un mes desde las elecciones y usted sigue sin contar con los apoyos suficientes para ser presidente.

Pero los otros candidatos tampoco. Destruir es fácil y eso es lo que hizo el Consejo Europeo la semana pasada, parar las cosas. Pero el Consejo no puede ofrecer una salida positiva. La clave esta semana es ver si hay una reacción del Parlamento Europeo para defender la parlamentarización del proceso. Todos sabemos que el proceso puesto en marcha hace cinco años con la elección de Jean-Claude Juncker dio más visibilidad, más credibilidad y más influencia al Parlamento Europeo. Debemos volver al camino racional y eso significar respetar las decisiones adoptadas por estructuras democráticas que pusieron como candidatos a Weber, Timmermans o Ska Keller [por los Verdes].

El riesgo de bloqueo es evidente.

Nadie esperaba que el ejercicio fuera a ser fácil después de las elecciones del 26 de mayo. La semana pasada fue el turno del Consejo, pero esta semana es la del Parlamento, que debe asumir la responsabilidad de defender la democracia europea y las ideas por las que hemos peleado. Entre ellas, el principio básico de que si quieres ser presidente de la Comisión tienes que declararlo antes de las elecciones en el llamado proceso de spitzenkandidat. No es un concepto perfecto todavía, pero es ya un gran paso hacia una verdadera democracia europea. Y en la cumbre de la semana pasada hemos visto qué pasaría si no se mantiene ese proceso. Volveríamos al antiguo sistema, a los tiempos oscuros de los acuerdos por la puerta de atrás.

¿Renunciaría usted al cargo para salvar el proceso de los spitzenkandidat?

Ésa no es la cuestión.

Sí, después de la cumbre parece que ésa es la cuestión clave.

La cuestión clave hoy [lunes] es si yo tengo el apoyo de mi partido. Y lo tengo.

Pero no basta. Socialistas y liberales no le apoyan.

Iratxe García [líder del grupo Socialista] dice que defiende el proceso pero apoya a Frans Timmermans, lo cual es lógico. Y Dacian Ciolos [líder del grupo Renovar Europa] dijo en público que no apoya a Weber, de momento. Los cuatro grupos seguimos discutiendo. Y el PPE es un partido razonable. Estamos dispuestos a negociar el contenido y los puestos, y en el documento [que se negocia] ya hay una posición flexible en el tema de las listas electorales transnacionales. Y estamos abiertos a estudiar cualquier otro tema que se plantee. Pero si nos excluimos unos a otros, entonces acabamos con el sistema de los spitzenkandidat. Y el PPE no lo va a hacer.

¿El compromiso podría incluir renunciar a la presidencia de la comisión?

No. El PPE es el mayor partido. El 26 de mayo votaron más de 201 millones de personas y obtuvimos alrededor de 40 millones de votos. Fuimos la fuerza más votada en 15 países. Hay un principio básico en las democracias que es que el partido que gana elige al primer ministro. Será una negociación dura, pero en contra del PPE no se puede hacer nada, contra el PPE nada es posible. Por eso pensamos que no hay que tener prisa, que no hay necesidad de ser demasiado activos. Simplemente continuamos nuestro camino. Y nadie quiere una crisis, pero si llega, bueno, las presidencias de la Comisión y del Consejo están ahora en manos del PPE, así que para nosotros no sería tan problemático.

Las seis noticias que debes conocer hoy, lunes 24 de junio

Previous article

Trump impone sanciones contra el líder supremo de Irán en plena escalada de tensión

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *